Entrevista Alicia Rial, instructora de auxiliar de vuelo en CAE Barcelona

¿Cómo empezaste a trabajar de TCP?

Mi trayectoria profesional como auxiliar de vuelo curiosamente la inicié en el mar, navegando como azafata de barco, un trabajo que me gustó mucho y del que tengo preciosos recuerdos. Tras un tiempo y por diversos motivos, sentí que había llegado el momento de cambiar mar por aire y apliqué a una compañía aérea que estaba haciendo reclutamiento por estar en pleno crecimiento.Auxiliar de vuelo_Entrevista Alicia Rial

Pasé las pruebas de selección, y a partir de ahí todo fue rodado, pues justo finalizaba mi contrato en la compañía naviera. Hice el curso de auxiliar de vuelo en Madrid, una gran experiencia. Aprendí muchísimo y pasé muy buenos momentos.

Y ya mi primer vuelo llegó un 3 de agosto. En plena temporada de verano, con 21 años, edad mínima para empezar a volar en esa aerolínea. Volamos a Las Palmas de Gran Canaria. Guardo muy buen recuerdo de ese día, de toda la tripulación y especialmente de mi instructor, que era una gran persona y mejor profesional. De hecho siempre fue un referente para mí.

¿Qué cosas positivas te ha aportado ser auxiliar de vuelo?

La aviación me ha aportado muchísimas cosas, y todas ellas muy positivas. Es una profesión especial, única, que te cambia y ayuda en tu crecimiento. De hecho, en mi caso, al haber empezado tan jovencita, volar me ha convertido en la persona que soy ahora.

Es una ventaja viajar mientras uno trabaja, y también, con más facilidad, en tus días libres. El contacto con los pasajeros, anticiparme a sus necesidades y tener todos los detalles posibles siempre me ha gustado. Sobre todo, el hacerles el vuelo más agradable. He aprendido mucho con mi profesión, y cada día aprendo, de hecho.

Auxiliar de vuelo_alumnos¿Desde cuándo eres instructora de TCP?

Cuando llevaba 2 años volando empecé a dar clases en una escuela, a la que llegué de una manera casual. Fue a través de alguien que me comentó que se trataba de un puesto que quedaba vacante por un tiempo.

Sin embargo, realmente me gustó mucho enseñar y transmitir a los alumnos todo lo que sabía de mi profesión. La pasión que sentía y siento por ella, y me sentí cómoda y feliz haciéndolo, por lo que continué dando instrucción.

Algunos días libres que tenía al mes iba a la escuela a dar clase, y así estuve unos años.

Ahora, desde que estoy en CAE hace cerca de cinco años, la diferencia principal es que ya no vuelo, y sólo doy Instrucción.

¿Echas de menos volar siendo auxiliar de vuelo?

Sí, lo echo mucho de menos, es un trabajo que engancha, apasionante. Pero aunque ahora ya no vuele, ser instructora y ver a mis alumnos y alumnas bien preparados e ilusionados ante su nueva vida y trayectoria profesional me produce una satisfacción y alegría muy grande. Ahora mismo no lo cambiaría.

Si como Alicia, os encantaría formar parte de este estilo de vida, no dejéis de echar un vistazo a nuestros cursos.

¡Hasta la semana que viene tripulantes!