Historia de los auxiliares de vuelo

Hola futuros auxiliares de vuelo, aquí estamos una semana más, y después del puente con las pilas bien cargadas. Hoy os queremos contar algo sobre la historia de nuestra magnífica profesión. Solemos escuchar con bastante frecuencia ¿TCP? ¿qué es eso? y es que en realidad somos más comúnmente llamados como azafato/a de vuelo. Pero lo cierto es que en la actualidad a nuestra profesión se la denomina TCP o Tripulante de Cabina de Pasajeros.

Si empezamos desde el principio, la primera persona en ocupar un puesto de TCP, anteriormente llamados “Cabin boys” fue un hombre en 1911.

Resulta curioso, porque hasta 1930 ninguna mujer desempeñó esta profesión. Concretamente fue Ellen Church, enfermera de profesión, la cual tenía muy clara su pasión, la aviación. Tanto era así que Church recibió clases para llegar a ser piloto y, a pesar del papel en el que se encontraba la mujer por aquel entonces, Ellen no se lo pensó dos veces y presentó su candidatura a la compañía Boeing Air Transport.

Finalmente, no resultó seleccionada. Pero no se rindió y propuso a los directivos de la compañía contratar a un asistente de vuelo. Alguien que tuviera nociones de enfermería y que pudiese atender a los pasajeros, para que el copiloto no realizara estas funciones y no tuviese ningún tipo de distracción durante el viaje. Tras varias reuniones, la compañía lo vio claro y contrató a Ellen Church convirtiéndola en la primera azafata de vuelo de la historia.

Poco a poco se fueron incorporando más mujeres a la profesión, aunque los requisitos eran bastante exigentes. Estas debían ser enfermeras, menos de 25 años, solteras, medir menos de 1,65cm y pesar menos de 52 kg. Una verdadera locura.

En España, el trabajo de TCP nació gracias a la compañía Iberia. La cual en 1946 decidió incorporar nuevos profesionales en sus vuelos. En aquel entonces, eran muchos los nombres que se tenía en la cabeza para nombrar a esta profesión, pero entonces César Gómez Lucía, director general de Iberia en aquella época, resolvió el dilema con el apelativo de azafatas.

De esta forma, el primer vuelo en España con azafatas de vuelo fue un transatlántico a Buenos Aires. Y, desde entonces estas nuevas tripulantes se convirtieron en una pieza fundamental de todas las aerolíneas.

Interesante ¿verdad? Las vueltas que da la vida, al principio solo admitían hombres para ocupar el puesto de TCP, luego las mujeres se hicieron imprescindibles, tanto que hubo una época en la que solo ellas ocupaban puestos de TCP, y en la actualidad, cada vez con mayor frecuencia vemos a más hombres en nuestros vuelos.

Así que ya sabéis chicos, si queréis llegar a formar parte de la historia de los tripulantes de vuelo, solo hay que dar el primer paso y luego todo viene rodado.

Nos vemos la semana que viene con más curiosidades. Si tenéis dudas sobre algo en concreto que queráis que contemos en #QuieroVolar, solo tenéis que pedir por esa boquita.

¡Buen fin de semana tripulantes!

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando entendemos que está dando su consentimiento para la aceptación de dichas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies